¿Qué quiere decir Montse Grases a las personas del siglo XXI?

“Montse Grases sigue siendo un modelo actual para los jóvenes en 2017”. Así lo explicó el vicepostulador de su Causa de Canonización, José Carlos Martín de la Hoz, a cerca de un centenar de personas que acudieron a uno de los salones del Oratorio de Bonaigua (Barcelona) para conocer mejor el mensaje de esta joven barcelonesa.

Noticias

Conferencia de José Carlos Martín de la Hoz Montse Grases, un mensaje vivo para la Iglesia (Descarga en PDF)

*****

¿Cómo puede ser ejemplo de virtudes una chica tan joven como Montse? ¿De dónde sacaba la fuerza una joven de 16 años para llevar con alegría una enfermedad tan dolorosa como un cáncer (sarcoma de Ewing)? ¿No le salía nada mal? ¿Cómo puedo imitarla? ¿Cómo hacía para acercar a sus amigos a Jesús? Los numerosos jóvenes que asistieron a la conferencia coloquio, el pasado 3 de marzo, pudieron hacer estas y otras preguntas que surgen cuando uno se encuentra con una historia de fe viva como la de la venerable Montse Grases (Barcelona, 1941-1959). Entre los jóvenes asistentes había un grupo amigas de Montse de la infancia, que escuchaban atentas y conmovidas.

El vicepostulador de la causa de canonización, José Carlos Martín de la Hoz, habló antes del coloquio de cómo surge un santo y de la ventaja de que los santos formen parte de la vida de la gente. “Cuando se consolida la vida de una persona ejemplar, de la que se aprende, entonces se inicia la causa de canonización”, explicó. Y recordó, también, unas palabras del Papa Francisco sobre la necesidad de reescribir la historia de la Iglesia: ha llegado la hora de “la verdadera historia de la Iglesia, que es la historia de los santos”.

En todo proceso de santidad hay tres pasos, según explicó Martín de la Hoz: “Curiosidad por Jesucristo, encuentro con Jesucristo y enamoramiento de Jesucristo”. “El verdadero impacto”, añadió, “tiene lugar cada vez que hago oración, allí es donde se da el encuentro con Jesús”.

Montse Grases se hizo muchas preguntas. “Lo que impresiona de ella y de los santos son las preguntas que hacen en la oración y Montse era una joven con gran conexión con Jesús, a través de la oración”. Durante su exposición, el sacerdote remarcó dos ideas: que es importante que las personas nos hagamos preguntas y que aprendamos a responderlas en la oración. “Lo bonito de Montse Grases es que ante las preguntas que se le presentaban-su enfermedad, su vocación al Opus Dei- se dio cuenta de que quien la llamaba, le daría la gracia”.

Una vez que descubrió lo que Dios quería de ella, Montse Grases escribía: “Barcelona me parece diferente”. Martín de la Hoz comentaba ante esta frase que “cuando uno está enamorado, las cosas se ven diferente, cuando estemos enamorados de Dios veremos el mundo de manera diferente”.

En el inicio de la sesión se proyectaron dos vídeos breves de jóvenes que explicaban cómo viven su fe a los 20 años.