Promotores de la santidad

Entrevistado en Mérida, Mons. Francisco Ugarte explicó en qué consiste la labor del Opus Dei.

Del Opus Dei

“El Opus Dei es una institución católica querida por Dios para promover la santidad en el mundo”, expresa su Vicario en México, monseñor Francisco Ugarte Corcuera.

“El Opus Dei busca ante todo servir a la Iglesia, al Papa y al obispo de cada diócesis; no es secta o logia masónica, como algunas personas han pensado o se ha mal informado”, aclara el sacerdote, quien está de visita en esta ciudad en el marco del 80° aniversario de la fundación de la institución católica.

Monseñor Ugarte precisa que la institución celebrará 80 años de su fundación el 2 de octubre próximo.

En el mundo, el Opus Dei tiene 84 mil integrantes; en México 8 mil y en Yucatán está comenzado a trabajar.

La institución tiene presencia en 64 países. Cuenta con 1,875 sacerdotes, de los cuales 100 están en México. Tiene dos seminarios de formación, uno en Roma y otro en Pamplona, España.

La prelatura 

“El Opus Dei es una institución de la Iglesia Católica. Se llama prelatura personal de la Iglesia Católica”, explica.

“Promovemos la santificación del trabajo ordinario, es decir, que cualquier católico viva su vida cristiana a fondo, esté donde esté, sea profesional o campesino. Queremos que viva a plenitud su vida cristiana y busque ser santo o santa”.

El Vicario indica que es posible alcanzar la santidad hoy día, como el Opus Dei promueve, a través de tres medios: “Uno, estando muy cerca de Dios, a través de los sacramentos, asistiendo a misa, participando en la comunión, rezando y hablando con Dios. Dos, trabajar muy bien, con honradez, calidad, rectitud, siempre lo mejor posible. Y tres, servir a los demás a través de lo que cada uno haga en sus vidas”.

Rumbo a los altares 

El sacerdote señala que ese objetivo se ha cumplido cabalmente en el Opus Dei. “Eso explica que haya podido desarrollarse en todo el mundo. Eso explica que el fundador sea un santo y que su sucesor, monseñor Álvaro del Portillo, esté rumbo a los altares".

“Hay jardineros del Opus Dei, taxistas, deportistas, toreros, empresarios, catedráticos... Es una institución de la Iglesia Católica abierta para todos aquellos que se hayan sentido llamados por Dios, dispuestos a buscar la santidad en su vida ordinaria”.

El Vicario destaca que con la formación que ofrecen a sus integrantes, el Opus Dei colabora en la búsqueda de justicia y equidad social, entre otras cosas.

“Cada uno actúa como quiere, de mil maneras, al tener la formación. Por ejemplo, puede suscitar que algunas personas trabajen contra el aborto en alguna institución, que organicen actividades, que promuevan la justicia, que sea un empresario que ofrezca salarios adecuados a sus trabajadores...” 

Misión cumplida

“Estamos convencidos de que si hacemos las cosas como el Fundador las enseñó, Dios nos bendice y el Opus Dei cumple su misión”, enfatiza.

En Mérida, precisa monseñor Ugarte, el Opus Dei tiene cuatro años trabajando. En viajes mensuales, sus representantes ofrecen pláticas, clases, retiros y dirección espiritual.

                  Fuente: El Diario de Yucatán, Mérida, 26/VI/08 (extracto). 

  • Claudia Ivonne Sierra Medina // El Diario de Yucatán