El congelador

Un fin de semana de agosto, de casualidad pasé por la cocina y me di cuenta que en el congelador había una luz que parpadeaba. Que la temperatura estaba descendiendo... No hubo modo de encontrar las instrucciones, lo que hacía no servía de nada...

Relatos y favores
Opus Dei - El congelador

Yendo al ordenador para buscar en internet, pensé "Dora, esto lo tienes que arreglar"; pues tenía que ser una cosa muy sencilla pues había poco botones, estaban los cajones perfectamente encajados en su sitio. Y efectivamente, volví a pulsar el botón correspondiente. La cuestión estaba en tener paciencia: esperar que bajara la temperatura.

B. C. (España)